Hola mis Rebeldes con causa! Quería arrancar este proyecto hablando un poco sobre mi y los hechos que me traen hasta ti a través del ordenador/móvil/tablet.

Mi nombre es Michelle y a la fecha de este post (noviembre 2018) vivo en Costa Rica (Pura Vida!! Mae!).

Me defino como la diversidad hecha persona: mujer, afrodescendiente, latina, de origen humilde, criada en una de las zonas más peligrosas del país, hija de un inmigrante, divorciada y otras más que por ahora no mencionaré.

Estudié Administración de Empresas con énfasis en Finanzas y Contabilidad Pública gracias a varias becas del Gobierno, y ejercí varios en el área financiera/contable hasta que renuncié a mi trabajo como auditora financiera en unas de las firmas Big4 en mayo de 2018.

A 6 meses de haber dado este gran paso puedo decir con total seguridad que nunca me he conocido mejor, de hecho creo que ni siquiera consideraba relevante mirar “hacia dentro” mientras mi mundo exterior pareciera estar bien (y para nada lo estaba!).

El encuentro con “Mi Yo Rebelde” inició como un paliativo para superar las dificultades emocionales que surgieron en mi vida como resultado de mi formación como Day Trader de futuros (el divorcio lo superé rápido gracias a mis ganas de dejar de perder el tiempo y a mi compañera de vida).

Muchos traders experimentados dicen que el Trading es la forma más difícil de ganar dinero fácil y realmente lo es, estoy convencida de que la complejidad surge en el apartado psicológico cuando, producto de la presión de arriesgar dinero, los auto-saboteadores toman control de nuestras vidas causando estragos. En mi caso personal no perdía ni ganaba porque me paralizaba (otro saboteador).

En la lucha por sacar a los auto-saboteadores de mi vida me encontré con La Ley de la Atracción y empecé a investigar todo lo que se relacionara con la increíble posibilidad de que nadie más que “Mi Yo Rebelde” era responsable de lo bueno y de lo malo que me ocurría.

La primer prueba de que esto podía ser real fue cuando luego de haber buscado trabajo durante años sin encontrar el que deseaba (o yo no los quería o ellos no me querían), recibí la oferta perfecta para el puesto perfecto en una de las compañías más importantes del mundo.

Como puedes ver este es un camino que recién inicia para mi y tengo claro que me falta muchísimo por aprender, lo único que sé es que nada puedo perder con aprender a escuchar mi voz interior y que mi llamado es hacer llegar este conocimiento a todo aquel que quiera ser abundante creando una marca personal que trascienda.

Un abrazo.

Mitch

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *